Más de 3.000 boticarios orientan a las futuras madres sobre la dieta


La ingesta de hierro, ácido fólico y calcio antes y durante el embarazo, previene posibles enfermedades

Desde hace décadas los investigadores tratan de analizar la relación entre la alimentación en el embarazo y la lactancia, con el desarrollo de enfermedades en la etapa adulta, como diabetes, obesidad, hipertensión, alergias alimentarias, etc. Hoy, más de 500 investigadores de 16 países europeos trabajan en el proyecto «Earnest», con el fin de incrementar la prevención de estas enfermedades en el futuro. Por ejemplo, ya antes del embarazo, en la etapa preconcepcional, se aconseja incrementar la ingesta de ácido fólico, ya que su carencia se relaciona con la aparición de malformaciones congénitas. Lo podemos encontrar en las legumbres, especialmente las judías, verduras y hortalizas, y frutos secos como avellanas y almendras. 
 
Aportes extra
En cuanto a las embarazadas, destacan las necesidades extra de hierro, sobretodo en el segundo semestre. Se calcula que más de un 50 por ciento de las féminas en edad fértil padece déficit de hierro, lo que provoca cierto grado de anemia. Por ello, la futura gestante debe aumentar las cantidades de hierro a través de huevos, hígado, acelgas o espinacas, entre otros. También es importante el calcio durante el tercer trimestre de embarazo y la lactancia. La fuente principal está en la leche y derivados, así como en las hojas verdes de los vegetales. Y no hay que olvidar la vitamina A del hígado y la yema de huevo, y el yodo del pescado de mar.

Estos son algunos ejemplos, pero se puede resumir una correcta alimentación en estas etapas de la vida en cinco grupos: cereales, lácteos, pescado, legumbres y frutas, verduras y hortalizas. Por último, destacan las ventajas de la leche materna, el mejor alimento para el recién nacido, ya que cubre todas las necesidades nutritivas y se adapta a las características fisiológicas de su sistema digestivo. Pero los beneficios no son sólo para el niño, sino también para la madre, porque recupera más rápido el peso, reduce la incidencia de depresión postparto, etc. Y si la alimentación con leche materna no es posible, disponemos de leches adaptadas.
Aquí la figura del farmacéutico es fundamental para orientar a la madre.
En definitiva, ciertas enfermedades están sometidas a una «programación nutricional», por tanto, debemos cuidar la alimentación durante la etapa preconcepcional, el embarazo y la lactancia si queremos prevenirlas. Éste es el objetivo de 3.000 farmacéuticos que en la actualidad están formando, y formarán durante los próximos tres meses, a futuras madres de toda España, en el marco del Plan de Educación Nutricional por el Farmacéutico, Plenufar.
 
Aquilino García Perea, vocal de Alimentación Consej. Gral. Colegios de Farmacéuticos

Aquilino García Perea
Fuente: http://www.larazon.es

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: