La farmacia se libra de recortes pero pierde rentabilidad


Las boticas sortean las rebajas de márgenes en plena crisis, aunque sufren en sus cuentas los efectos del sistema de precios de referencia.
Si hiciéramos un repaso detallado sobre la evolución de las oficinas de farmacia en los últimos quince años, se podría obtener la conclusión de que 2009 no ha sido precisamente un mal período para estos establecimientos. Durante el año que acaba no ha habido recortes de márgenes, ni decretos penalizadores, ni embestidas directas del Ministerio de Sanidad en busca del tan ansiado ahorro para las arcas públicas… ni la tan temida liberalización de las llamadas Especialidades Farmacéuticas Publicitarias (EFP), una de las grandes espadas de Damocles que penden sobre el sector. Y esto, en tiempos de grave crisis económica como los que actualmente azotan el país, resulta digno de valorar.
Sin embargo, 2009 no ha sido tampoco el mejor de los años posibles para estos dispositivos sanitarios ejemplares, como recogen las principales encuestas de satisfacción que de forma regular se efectúan entre los usuarios del Sistema Nacional de Salud (SNS).

A efectos prácticos, las farmacias españolas, sobre todo las emplazadas en zonas rurales o de escasa actividad comercial, han sido víctimas de una reducción notable de la rentabilidad. Merma generada por el descenso que ha sufrido el precio de numerosos fármacos por el extensivo sistema de referencia que desde hace años lleva fijando el Gobierno, y por el aumento de los medicamentos de alto coste que llegan al mercado, y cuyo margen comercial es menor.

De esta pérdida progresiva de rentabilidad llevan alertando en los últimos tiempos el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos que hoy dirige Carmen Peña, la Federación Española de Farmacéuticos Empresarios (FEFE), distribuidores como la cooperativa Cofares de Carlos González Bosch, y los colegios provinciales. Se trata, en definitiva, de un problema que se agrandará aún más en 2010 como consecuencia de la ampliación de los precios de referencia y de otras circunstancias. El plan estratégico de farmacia que prepara el departamento de Trinidad Jiménez determinará su dimensión exacta el próximo año.

El presente pasará también a la historia como el de la píldora del día después. Para sorpresa de todo el sector, el Gobierno decidió en verano la dispensación de este producto en las oficinas de farmacia sin necesidad de receta médica. Se trata de una iniciativa que ha levantado ampollas en numerosos establecimientos, no sólo por cuestiones ideológicas, sino también sanitarias: numerosos boticarios desconocen aún cuál sería su responsabilidad en el caso de que una joven sufriera alguno de los efectos adversos derivados del consumo de este potente cóctel de estrógenos.
 

Autor: Sergio Alonso
Fuente: www.larazon.es

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: